Brote de estrella

Brote de estrella

A la Sombra de la Luna

Plantada sin semilla,
pero sí con ideas, sí con palabras.
germina en el pecho,
regada con palabras.
¿cual es el nombre de aquello
Que crece sin clemencia?,
aprieta desde dentro el pecho,
insinuando su presencia,
y crece por todo el cuerpo,
rostro, brazos, piernas,
sonreír es inevitable,
los brazos buscan de que afirmarse,
las piernas bailan solas, incontrolables,
superando lo inimaginable.
Y sus flores, luminosas, escapan por tus ojos
y por tu boca se vuelven aliento.
En los casos más extremos
incluso risas y gritos volando al viento.

Ver la entrada original

Grita mientras puedan oirte.

DRALI

Hace exactamente un mes conocí a un sujeto el cual me confesó que había algo en mi que le gustaba y quería conocerme , yo tenía curiosidad a si que deje que me conociera y yo poder conocerlo;desde un principio le deje claro que yo no buscaba una relación sólo quería conocerlo con los días me di cuenta de que el era buena persona pero no para mi gusto tenía una actitud pesima a veces que terminó estresandome día a día , a veces me decía que me estaba volviendo una persona muy especial para el pero dentro de mis pensamientos yo sabía que los sentimientos no eran mutuos ,pero el creía que si lo eran no pasó tanto entre nosotros , pero con los días comenzamos a discutir como una pareja y era lo que yo trataba de evitar , se comportaba como si fuéramos novios y no era…

Ver la entrada original 273 palabras más

Ya no

y ahora para que regresas,

si sabes que ya no te quiere ya que insistes en ser quien no eres.

Te conoce lo suficiente para saber que no eres el indicado

y ahora viene a decir que la  amas.

Lastima le das.

Quisiera no decirte esas palabras

pero  fuiste una perdida de tiempo.

claro que ella te amo,

eso nunca lo negará

pero para que,

si ahora solo eres un mal sabor de boca.

Sombras

A la Sombra de la Luna

Dos extraños por afuera,
se miraron,
como si fuera la primera vez que se veían,
se miraron.
En un banco, a altas horas,
conversaron,
de lo suyo y de lo suyo,
conversaron.
No hubo un roce, ni una caricia,
aguantaron,
sin dejar que mande las ganas,
aguantaron.
Cuando se acabo el día, como extraños,
marcharon,
cada uno por su lado.
marcharon.
Mientras en el banco,
quedaban,
sus sombras, lo de adentro,
tomadas de la mano.

Ver la entrada original